Enseñanzas de la migración del profeta Muhammad, paz y bendiciones sobre él (I parte)

Inna al hamda lillah, nahmaduhu ua nasta‘inuhu ua nastagfiruh. Ua na‘udhu billahi min shururi anfusina ua min saii'ati a‘malina. Man iahdihillahu fala mudilla lah, ua man iudlil fala hadia lah. Ua ashhadu an la ilaha illa Aláhu uahdahu la sharika lahu ua ashhadu anna Mujámmadan ‘abduhu ua rasuluh-
(Ciertamente las alabanzas pertenecen a Aláh. A Él alabamos, pedimos ayuda y rogamos perdón. Nos refugiamos en Aláh contra el mal de nuestro ego y la maldad de nuestras acciones. Aquel a quien Aláh guía nada lo puede desviar, y aquel a quien Aláh desvía nada lo puede guiar. Atestiguo que nada ni nadie tiene derecho a ser adorado salvo Aláh, Único y sin copartícipes, y atestiguo que Mujámmad es Su siervo y Mensajero”.)
“¡Oh, creyentes! Temed a Aláh como es debido y no muráis sino sometidos a Él”. (3:102)
“¡Oh, humanos! Temed a vuestro Señor Quien os ha creado a partir de un solo ser, del que creó a su esposa e hizo descender de ambos muchos hombres y mujeres. Temed a Aláh, en Cuyo nombre os reclamáis vuestros derechos, y respetad los lazos de parentesco. Por cierto que Aláh os observa”. (4:1)
“¡Oh, creyentes! Temed a Aláh, y hablad sólo con fundamento. Él hará prosperar vuestras obras y perdonará vuestros pecados. Sabed que quien obedece a Aláh y a Su Mensajero obtendrá un triunfo grandioso”. (33:70-71)
Amma ba‘d (a continuación...):
Fa inna jaira al hadizi kitabullah, ua jairu al huda huda Mujámmadin ua sharru al umuri muhdazatuha, ua kullu muhdazatin bid‘ah ua kullu bid‘atin dalalah ua kullu dalalatin fi an nar-
(Ciertamente las mejores palabras son el Libro de Aláh, la mejor guía es la guía de Mujámmad y los peores asuntos son los inventos. Todo invento en la religión es una innovación, toda innovación es perdición y toda perdición lleva al Fuego del Infierno”.)
Atestiguo que no hay otro dios más que Allah, único, sin asociados, y atestiguo que Muhammad es su siervo y mensajero, que Allah lo bendiga y le de paz infinita, así como a su familia, y sus compañeros.
Enseñanzas de la Emigración del Profeta Muhammad (salalahu a’laihi wa salam) (Primera parte).
“¡Creyentes! Temed a Allah  con el temor que Le es debido y no muráis sino como musulmanes sometidos a Él”. [Corán 3:102]
¡Musulmanes! Temed a Allah y reflexionad sobre la realidad de vuestro Din, y adorad a Allah con conocimiento.  No hay lugar en esta religión para la ignorancia o el seguimiento ciego de tradiciones sin bases ni pruebas del Corán o la Sunnah.  
¡Hermanos en el Islam! Allah envió a su Profeta Muhammad (saw) con un mensaje que llena los corazones de luz, que ilumina el intelecto y la reflexión, y es por eso que quien piensa, reflexiona e investiga no encuentra frente a sí otro camino que abrazar el Islam.
Sin embargo, el Profeta Muhammad (saw) encontró de su pueblo incomprensión, persecución, tortura y murallas a la divulgación de su mensaje. No le permitían hablar en público. Lo boicoteaban económicamente. Perseguían y torturaban a los más débiles. Asesinaban a los que no tenían protección de familiares poderosos o influyentes. Ante esta situación, Allah le permitió al Profeta (saw) y los creyentes que emigraran a una ciudad que los estaba esperando para vivir el Islam, y aplicarlo en toda su magnitud. Una ciudad que anhelaba tener entre ellos al último profeta, al Mensajero de Allah (saw). Así fue como el Profeta (saw) le ordenó a sus compañeros que fueran emigrando en secreto, para no ser atrapados y devueltos a La Meca. Los creyentes fueron emigrando poco a poco, en muchos casos abandonando todas sus riquezas y posesiones, con la esperanza de poder vivir tranquilamente su islam. Luego de que la enorme mayoría de los creyentes hubo emigrado, Allah autorizó al Profeta Muhammad (saw) a emigrar. Este proceso de la emigración nos deja diversas enseñanzas, entre ellas:
Enseñanza n° 1: Quien abandona algo que le es amado siguiendo la orden de Allah, Allah lo recompensa con algo mejor.
Los musulmanes de la Meca sufrieron persecución durante 13 años, pero amaban esa ciudad, incluso se registra que el Profeta (saw) dijo cuando abandonaba la ciudad: “Oh Meca, tu eres la ciudad más amada para Allah, eres la ciudad más amada para mi, y si no fuera porque los idólatras me están expulsando, no te dejaría…” pero por amor a Allah, siguiendo su orden cuando los musulmanes dejaron su tierra natal y sus posesiones siguiendo la orden de emigrar por la causa de Allah, Allah los recompensó con la fe, con una sociedad que los respetaba y admiraba y con la honra de la nación islámica hasta el día del Juicio Final. 
Enseñanza n° 2: Que los creyentes deben aferrarse a la fe en los momentos difíciles y ser pacientes.
Ya que los musulmanes soportaron no un día o dos de persecución, sino 13 largos años.
El Profeta (saw) le dio ánimo y esperanza a Abu Bakr, cuando este desesperaba pensando que los incrédulos que los perseguían podían encontrarlos y así matar al Profeta (saw). Pero Muhammad le contestó serenamente: “¿Qué piensas de dos cuyo tercero es Allah?”
Por eso Allah reveló el siguiente versículo:
“Sepan que Allah lo auxilió aquella vez que los incrédulos lo expulsaron [de La Meca], cuando estando en la caverna con su compañero [Abu Bakr] le dijo: No te entristezcas, pues Allah está con nosotros. Entonces, Allah hizo descender Su sosiego sobre él [Abu Bakr], les socorrió con un ejército [de ángeles] que no veían, y dispuso que el propósito de los incrédulos se desvaneciera y que el Mensaje de Allah sea el que prevalezca”. (9:40)
En los momentos difíciles sale a relucir la fe en los creyentes, mientras que los hipócritas y los de poca fe desesperan y pierden su esperanza en Allah.
El musulmán debe tener confianza en que la victoria llega con la paciencia, porque en el comienzo la situación fue dura y difícil para los creyentes. Pero estos se aferraron a la fe, fueron obedientes y sacrificaron las cosas que más amaban por la causa de Allah, y finalmente llegó el desahogo y la victoria para quienes tanto sufrieron.
Enseñanza n° 3: El equilibrio entre la utilización de los medios evidentes para obtener los objetivos deseados y encomendarse a Allah.
Ya que el Profeta (saw) pagó a un guía no musulmán para que lo guiara por un camino que no pudieran seguir los incrédulos que le perseguían.
Además, ocultó el camino que iba a seguir, para que no pudieran atraparlo. Pero a pesar de esto, tenía su corazón orientado hacia Allah, que sólo Él podría protegerlo de sus perseguidores.
Enseñanza n° 4: La certeza que el éxito final corresponde a los temerosos de Allah que obran rectamente.
Ya que el Profeta (saw) y los musulmanes sufrieron persecución y muerte, pero al final fueron ellos los que triunfaron. Puede que el mal y sus soldados dominen durante algún tiempo sembrando la corrupción y la muerte, pero finalmente la seguridad, el respeto y la paz volverán tarde o temprano y los creyentes serán los últimos en sonreír.
Finalmente debemos saber, que la emigración fue una gran lección de hermandad, ya que unió a dos pueblos (emigrantes y residentes, muhayirin y Ansar) sobre la base de la fe y el amor por Allah y la solidaridad con el prójimo, destruyendo conceptos de fanatismo como la nacionalidad, la complicidad en el crimen por la familiaridad o la pertenencia a alguna tribu o amiguismo.
Quiera Allah concedernos comprender toda esta enseñanza y poder aplicarla en nuestras propias vidas y construir en base a ello una sociedad y comunidad adulta y aferrada a los principios islámicos de monoteísmo, justicia, verdad y solidaridad.
Oh Señor dale la paz a Muhammad y su familia, y complácete Oh Señor de sus compañeros, y los cuatros califas bien guiados. Señor dale la victoria al Islam y a los musulmanes, Señor nuestro danos en esta vida lo bueno, así como en la otra vida también.  Oh Allah, te pedimos que protejas a nuestros hermanos palestinos de los crímenes horrendos y la tiranía que ejerce sobre ellos el estado terrorista de Israel.
Oh siervos de Allah, por cierto que Allah les ordena la justicia y la bondad, y prohíbe la deshonestidad y lo perverso. Hermanos y hermanas en el islam pidan paz y bendiciones por el Profeta Muhammad, tal como Dios nos enseña en el Corán:
“Ciertamente Allah y Sus Ángeles bendicen al Profeta. ¡Oh, creyentes! Pidan bendiciones y paz por él”. [Corán 33:56]


El mito del martirio de Fátima

Assalam alaikum wa rahamatualahi wa barakatuhu
Bismilahi rahmani rahim.
Todas las alabanzas son para Alláh, Creador del Universo, Omnividente, Omnioyente y omnipotente quien no ha sido engendrado ni ha engendrado. La paz y las bendiciones de Alláh subhana w ata a’la sean con nuestro amado profeta Muhammad -salalahu a’laihi wa salam-, su noble familia y distinguidos compañeros.
El día de hoy estimados hermanos y hermanas saldremos un poco del tema las khutbas anteriores, debido a que como musulmanes tenemos la obligación de denunciar la falsedad y promover la verdad.
A circulado entre algunos musulmanes cierta información que atenta contra el buen nombre de algunos de los compañeros más cercanos del Profeta Muhammad (saw) y Khalifas del Islam como son Abu Bakr As Siddiq -radialahu anhu-, U’mar Ibn Al Khatab -radialahu anhu- y que también toca a nuestra amada Fátima Zahra -radialahu anha- hija del Profeta Muhammad (saw)
El mito del martirio de Fátima
Cada año, los chiíes intercambian entre ellos sus condolencias por el aniversario de la muerte de Fátima. A continuación, se reúnen en la mezquita decorada para la ocasión, se baja la intensidad de la luz para instalar una atmósfera cabalística, a continuación, un imán cantando su historia de agresión de Fátima y todo el sufrimiento supuesta sería sufrido. Chiítas inclinan la cabeza y luego simular las lágrimas, al tiempo que oculta los ojos con las manos. Una vez que la emoción de los aficionados llegó a un punto, el Ayatolá termina su salmo, recordando a sus seguidores que cada uno tiene la obligación de odiar a los enemigos de Fátima. Por lo que el Ayatolá, por su astucia y la manipulación, establecer el odio de los Compañeros del Profeta, en el corazón de los chiíes.
Una tragedia de Shakespeare
La secta shiita reporta que después de la muerte del Mensajero -salalahu a’laihi wa salam-, "una banda de compañeros" entre los que estaban (Abdal Rahman Ibn Auf, Zayd ibn Thabit, Khalid Ibn Walid...radialahu ta a’la anhum) y encabezados, por 'Omar Ibn Khattab -radialahu ta a’la anhu-. Su misión consistía en ubicar a todos aquellos que todavía no habían dado su lealtad al nuevo califa, Abu Bakr, y obligarlos por la fuerza a ir.
"La banda de compañeros", se reunieron entonces fuera de la casa de Fátima, sosteniendo en sus manos antorchas de fuego. Se ordenó a Ali -radialahu ta a’la anhu- abandonar lo que hace para que ofrezca su lealtad a Abu Bakr, pero él se negó, diciendo que estaba escribiendo el Corán completo y juró no abandonar antes de completar su compilación. Los compañeros han amenazado con quemar la casa si Ali no sale de inmediato. No había en ella, sino la familia de Ali, también Zubayr, Abbas, Miqdad, y unos hachemitas.
Omar -radialahu ta a’la anhu- decidió romper la puerta al no poder esperar más. Fátima -radialahu ta a’la anha- estaba justo detrás de la puerta, fue golpeada y arrojada contra la pared con un clavo en el pecho y una de sus costillas se fracturó. Los Chiítas informan que estaba embarazada de seis meses de un bebe llamado "Mohsin" (su quinto embarazo a la edad de dieciocho años), y la herida causada por su aborto provocado por Omar -radialahu ta a’la anhu-. Después se ha dicho que la golpeó tan fuerte que sus pendientes se soltaron.
También de acuerdo con la secta, Ali -radialahu ta a’la anhu- habría sido arrastrado del cabello por las calles de Medina, como un monstruo encadenado y humillado por los Compañeros del Profeta, todo el camino Abu Bakr -radialahu ta a’la anhu-. No requiere de lealtad de él y le permitió volver a casa.
Fátima -radialahu ta a’la anha- salió con los hachemitas y otras mujeres en busca de Ali -radialahu ta a’la anhu-, en llanto, (sabiendo que tenía una costilla rota y un bebé muerto en el útero) y luego se fue a quejarse ante la tumba del Profeta de lo que estos compañeros llegaron a hacerle sufrir. En cuanto a Ali -radialahu ta a’la anhu-, lamentó el no ser califa. Para animarlo, él recibió la visita diaria del ángel Gabriel -alaihi salam-.
Fátima -radialahu ta a’la anha- murió seis meses después. Los Chiíes dicen que 'Ali -radialahu ta a’la anhu- la selputó en secreto, lo que desagradó a mucho curiosos. Omar -radialahu ta a’la anhu- comenzó a cavar las tumbas para encontrarla. Esta vez, Ali -radialahu ta a’la anhu- enojado tomó su espada Doul-fiqar y amenazó de muerte de Omar -radialahu ta a’la anhu- si continuaba con sus investigaciones. Abu Bakr oyó las palabras de 'Ali -radialahu ta a’la anhu- se dirigió a Omar -radialahu ta a’la anhu- y ordenó dejar de cavar.
(Fuentes: Bihar Al-Anwar y el libro de Salim Ibn Qais)
Refutación de la historia de los chiítas
1. ¿Por qué los compañeros del Profeta -salalahu a’laihi wa salam- han entrado a través de la fuerza en una casa mientras que ellos recitan versos del Corán que lo prohíben?:
"¡Creyentes! No entréis en casa ajena sin daros a conocer y saludar a sus moradores. Es mejor para vosotros. Quizás, así, os amonestar". (Sura 24 An Nur “La Luz”; aleya 27)
También es ilegal llamar a la gente en voz alta que salir de casa:
"Más les valdría esperar a que tú salieras adonde ellos están. Alá es indulgente, misericordioso". (Sura 49 Al Hujura “Los Apocentos”; aleya 5)
Así que Omar -radialahu ta a’la anhu- quien fuera reconocido por su aplicación estricta del Corán no pudo haber actuado según lo informado por los chiitas, y Zaid ibn Thabit -radialahu ta a’la anhu-, escriba responsable de escribir el Corán, y Abdur Rahman Ibn Auf -radialahu ta a’la anhu-, el más generoso de los compañeros. Son todos sirvientes del Misericordioso y habitantes del Paraíso.
2. ¿Por qué es Fátima -radialahu ta a’la anha-, quien está detrás de la puerta y no Ali -radialahu ta a’la anhu-? Es el deber de una mujer el estar de pie detrás de la puerta y hablar a los hombres o es el deber de quien es el jefe de familia.
3. Los Chiítas informan que habían varias personas en la casa Zubayr -radialahu ta a’la anhu-, y unos hachemitas. ¿Por qué nadie responde a Omar -radialahu ta a’la anhu-, cuando está demostrado que los musulmanes habrían sacrificado sus vidas para salvar a la amada hija del Profeta -salalahu a’laihi wa salam-?
4. Zubayr es el esposo de Asma, la bella hija de Abu Bakr. Los chiítas lo odian porque él participó en la Batalla del Camello. Entonces ¿Qué estaba haciendo donde 'Ali -radialahu ta a’la anhu-, apoyándolo, mientras que la secta chiita lo consideran un enemigo? (Los chiitas informe que Zubayr sacó su espada para luchar contra Omar, pero por casualidad, se tropezó y su espada cayó de su mano...)
5. En un hadiz auténtico, el Profeta -salalahu a’laihi wa salam- le dijo a Fátima -radialahu ta a’la anha- que ella sería la primera (de ahlul bait “gente de la casa”) en unirse a él en el más allá. El Mensajero -salalahu a’laihi wa salam- no ha anunciado el bebé que esperaba, y quien según el relato chiita habría sido el primero y no Fátima -radialahu ta a’la anha- en reunirse con él. Esto demuestra que ella no estaba embarazada.
6. De acuerdo con los chiítas, Fátima proclamó a la multitud, incitando a la gente, a reconocer a Alí -radialahu ta a’la anhu- como califa. ¿Cómo podía ella levantarse, caminar con una costilla rota, y todo eso después de un aborto involuntario?
7. Los Chiítas informaron que Omar -radialahu ta a’la anhu- tenía inclinación a poner la mano en Fátima:
A su regreso, Omar encontró a la mujer santa (Fátima -radialahu ta a’la anha -), y le dijo: "Oh, hija de Muhammad, qué es ese documento que veo en tus manos? La mujer Santa dijo: "Es mi derecho (fadaq), Abu Bakr me lo dio. Omar se enojó mucho y le ordenó que le diera el documento, ella se negó. Entonces Omar tomó un látigo para la batalla, y como ella se sorprendió y se asustó, dejó caer el papel y Omar lo recogió. (Al-Bihar, Volumen 29, página 192)
En otra versión:
Abu Bakr -radialahu ta a’la anhu- escribió un título de Fadaq, por lo que Fátima -radialahu ta a’la anha- salió con el documento en sus manos. Omar Ibn Khattab -radialahu ta a’la anhu- se cruza con ella. Y Él dijo: "¿Qué papel tienes en tus manos, oh hija de Muhammad? Ella contestó "Un título de propiedad que Abu Bakr me escribió. Él dijo: ¡dámelo! Ella se negó a darlo. Luego le dio una patada, y como ella estaba embarazada de Muhsin, tuvo un aborto. Entonces él le dio una bofetada. Es como si aún pudiera ver sus pendientes rotos. Luego tomó el documento y lo rompió en pedazos. Volvió a su casa, y permaneció enferma durante 75 días a causa de los golpes de Omar, después de lo cual murió. (Fuente: Al-Mufid Al-Ikhtisas, p. 185)
Es que Fátima -radialahu ta a’la anha- tuvo un aborto involuntario durante el asalto a su casa o cuando Omar -radialahu ta a’la anhu- le arrebató el título de Fadaq? ¿Cuántas veces fue atacada Fátima -radialahu ta a’la anha- por  Omar -radialahu ta a’la anhu- y no reacciona nadie?
Observemos como esta secta inventa hadices para poder darle fuerza a sus mentiras en contra de los nobles Sahabas de Rasullulah.
8. Si Omar -radialahu ta a’la anhu- es el responsable de la muerte de Fátima -radialahu ta a’la anha- y su bebé, ¿por qué Ali -radialahu ta a’la anhu- no aplica la ley del talión? Hay dos soluciones en el Corán para el caso de asesinato: el equivalente a lo sufrido por la víctima o con la indemnización por el precio sangre.
Dice en el Corán
¡Creyentes! Se os ha prescrito la ley del talión en casos de homicidio: libre por libre, esclavo por esclavo, hembra por hembra. Pero, si a alguien le rebaja su hermano la pena, que la demanda sea conforme al uso la indemnización apropiada. Esto es un alivio por parte de vuestro Señor, una misericordia. Quien, después de esto. Viole la ley, tendrá un castigo doloroso". (Sura 2 Al Baqarah “La Vaca”; aleya 178)
Ali -radialahu ta a’la anhu- según los chiitas no aplicó ninguno de los dos juicios de Alláh -ta a’la-. ¿Acaso Fátima -radialahu ta a’la anha- y el Corán tenían tan poco valor a los ojos de Ali?
9. ¿Por qué Alí no vengó a su esposa cuando declaró la guerra a los jariyíes tras el asesinato de 'Abd Allah Ibn Ibn Al-Khabbab Aratta y su esposa embarazada?
Los Chiitas reportan varias razones:
- Que el Profeta -salalahu a’laihi wa salam- había predicho a Ali -radialahu ta a’la anhu- lo que estaba sucediendo y le había pedido que guardara silencio, para no actuar y esperar.
- 'Ali -radialahu ta a’la anhu- no quería sembrar la discordia o el derramamiento de sangre en el momento en que los bizantinos y el ejército de Musaylima el impostor, había declarado la guerra a los musulmanes.
- No era el momento adecuado para actuar, porque Abu Bakr -radialahu ta a’la anhu- tenía un gran ejército y  Ali -radialahu ta a’la anhu- tenía pocos partidarios.
- 'Ali no quería que su actuar fuese mal interpretado por los no musulmanes. ¿Cuántas personas podrían aceptar el Islam si los musulmanes se matan entre sí?
Son tan patéticos los argumentos de los eruditos chiítas para explicar las razones por las que 'Ali -radialahu ta a’la anhu- no hizo nada para defender a su esposa, o reclamar venganza. Según lo cual, Ali -radialahu ta a’la anhu- estaría actuando en contradicción al Corán en los versículos de la compensación por asesinato. Ali -radialahu ta a’la anhu- no reclamó por su esposa el desquite, la compensación o una disculpa de sus agresores.
De acuerdo con los chiítas, practicó taqiya (encubrimiento). Se comportó amablemente con Omar -radialahu ta a’la anhu-, mantuvo toda su rabia en el corazón y en secreto maldijo en cada oración por el asesinato de su esposa. Este es el comportamiento típico de un cobarde y un hipócrita, que rechaza la decisión de Dios no la del Imam Ali -radialahu ta a’la anhu- quien era uno de los más fuertes musulmanes.
"Les hemos prescrito en ella: "Vida por vida, ojo por ojo, nariz por nariz, oreja por oreja, diente por diente y la ley del talión por las heridas". Y si uno renuncia a ello, le servirá de expiación. Quienes no decidan según lo que Alá ha revelado, ésos son los impíos". (Sura 5 Al Maîdah “La Mesa Servida”; aleya 45)
10. ¿Por qué 'Ali -radialahu ta a’la anhu- se casó con la esposa de Abu Bakr -radialahu ta a’la anhu- después de su muerte, y se hizo cargo de su hijo, mientras que sus propios hijos, Hassan y Hussein quedaron huérfanos a causa de él?
11. ¿Por qué 'Ali -radialahu ta a’la anhu- dio a su hija Umm Kalthoum en matrimonio a Omar -radialahu ta a’la anhu-? ¿Una hija aceptaría casarse con el asesino de su madre?
12. Chiítas informaron que Fátima había maldecido a Abu Bakr -radialahu ta a’la anhu- y Umar -radialahu ta a’la anhu-.
Sabemos que el Profeta -salalahu a’laihi wa salam- dijo que si una maldición es injustificada, recaerá sobre la persona que la invocó. Fátima murió seis meses después del ataque y su tumba se desconoce de acuerdo con los chiítas. Abu Bakr murió dos años después, y Omar, doce años más tarde, y fueron sepultados al lado del Profeta -salalahu a’laihi wa salam-. Por lo tanto, sobre quién cayó la maldición de Alláh ta a’la si los chiítas son veraces.
13. Los chiítas informaron que Fátima -radialahu ta a’la anha- fue a quejarse ante la tumba del Profeta. ¿Cómo fue capaz de entrar donde Aisha -radialahu ta a’la anha-? ¿Por qué Fátima pidió ayuda a los muertos en lugar de pedir ayuda a Alláh ta a’la, el Viviente?
14. Finalmente, esta historia no tiene cadena de transmisión e incluso Kulayni, uno de los principales compiladores de hadiz chiítas, no lo ha reportado en su libro al-Kafi. Siendo que este último aborrecía a Omar -radialahu ta a’la anhu-, y él sabía muy bien que esta historia era la oportunidad para promover el odio hacía Omar -radialahu ta a’la anhu-.
Conclusión
La secta chiíta produce historias para incitar al odio y la división entre los musulmanes. Ellos inventaron la mentira del martirio de Fátima -radialahu ta a’la anha-, y el mantenimiento cada año de conmemoraciones de teatro y luego pedir a los musulmanes a elegir entre el amor a Fátima -radialahu ta a’la anha-o por Umar ibn Khattab -radialahu ta a’la anhu-.
Pero la verdad es que los musulmanes están obligados a amar tanto a la familia del Profeta como a sus compañeros, y como dice Alláh ta a’al en el Sagrado Corán, sólo los incrédulos pueden odiar a los compañeros de Rasullulah -salalahu a’laihi wa salam-.
"Muhammad es el Enviado de Alá. Quienes están con él son severos con los infieles y cariñosos entre sí. Se les ve inclinados y prosternados, buscando favor de Alláh y satisfacerle. Se les nota en el rostro que se prosternan. Tal es su imagen en la Torá. Y en el Evangelio se les compara con la semilla que, habiendo germinado, fortifica su brote y éste crece y se yergue en el tallo, constituyendo la alegría del sembrador, para terminar irritando a los infieles por su medio. A quienes de ellos crean y obren bien, Alláh les ha prometido perdón y una magnífica recompensa. "(Sura 48 Al Fath “La Victoria”; aleya 29)
El Profeta -salalahu a’laihi wa salam- ha dicho: "habrá, hacia el final de los tiempos entre la gente de mi comunidad que informarán lo que nunca habéis aprendido ni vosotros, ni vuestros ancestros, entonces tened cuidado de estos" (Informado por Muslim)

Traducción Abdur Rashid Al Husain Cabrera

La súplica y sus beneficios

Primera Jutbah
“¡Oh, humanos! Os hemos creado a partir de un hombre [Adán] y una mujer [Eva], y [de su descendencia] os congregamos en pueblos y tribus para que os conozcáis unos a otros. En verdad, el más honrado de vosotros ante Alá es el más piadoso. En verdad Alá es todo lo sabe y está bien informado de lo que hacéis”. (49:13)
Todas las alabanzas son para Allah, Señor del Universo, pidió que le suplicáramos y  prometió contestar. Atestiguo que no hay dios sino Allah, sin asociados, quien prometió castigar a los politeístas y premiar a los monoteístas virtuosos. Y atestiguo que Muhammad es su siervo y mensajero, que la paz y las bendiciones de Allah sean con él, su familia y compañeros.
¡Hermanos! Teman a Allah y sepan que la súplica (el Du'a) es una de las mejores formas de adoración. Relató An-Nu'man Ibn Bashir que el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “El Du'a es adoración” y luego recitó la aleya Coránica:
“Y vuestro señor ha dicho: Pedidme, que os responderé (vuestros ruegos). Por cierto que aquellos cuya soberbia les impida adorarme, entraran en el infierno humillados.” (40:60).[1]  
Allah nos ha ordenado hacer Dua en innumerables aleyas, prometiendo responder, y elogió a sus profetas y mensajeros cuando dijo:
“Todos ellos se apresuraban a las buenas obras, nos suplicaban con anhelo y temor [devocional].” (21:90).  
Allah nos informó que Él está cerca, y que ha de responder a las súplicas  cuando dijo:
“y cuando mis siervos te pregunten sobre mi…yo estoy cerca y respondo al ruego del que pide cuando me suplica” (2:186). 
Así es como nos ha ordenado Allah, exaltado sea, suplicarle y ser humildes ante Él, especialmente ante las calamidades y aflicciones, ya que nadie puede responder las súplicas ni sacar las dificultades excepto Él. Dijo en el Sagrado Corán:
“Quién responde al que se ve en necesidad librándolo del mal…” (27:62)  
Allah también reprochó a las personas que no hacen Du'a cuando dijo:
“Cuando enviamos un profeta a una ciudad probamos a su gente con la miseria y el padecimiento para que aprendan a suplicar con humildad.” (7:94)  
Esto es por la misericordia y generosidad de Allah, enaltecido sea. Y a pesar de no tener ninguna necesidad de Sus criaturas, nos pidió que le suplicáramos, porque las personas son las que están necesitadas de Él.
Dice en el Sagrado Corán:
“¡Oh seres humanos! Vosotros sois los que necesitáis de Allah, mientras que Allah es autosuficiente, en si mismo alabado.”  (35:15). Y dijo:
“Y Allah esta libre de toda necesidad, siendo vosotros los que lo necesitáis.” (47:38)
Allah dijo en un Hadiz Qudsi: ¡Oh siervos míos! todos estáis extraviados, salvo a quien yo guío, así que pedidme la guía que os guiaré. ¡Oh siervos míos! Todos estáis hambrientos, salvo a quien Yo he dado de comer. ¡Así que pedidme alimento! que os alimentaré. ¡Oh siervos míos! Cometéis errores noche y día, y yo os perdono. Así que pedidme perdón que os perdonaré”.[2]
Siervos de Allah, supliquen y rueguen a Allah, pero sepan que hay condiciones específicas que deben cumplirse para que las súplicas sean aceptadas. Allah glorificado sea prometió contestar los ruegos, y Allah nunca rompe Su promesa. 
Pero hay causas que impiden la aceptación de las súplicas, algunas de estas causas son:  
Primero: Si el musulmán es desobediente, ignora las obligaciones de Allah y comete pecados.  Dijo Allah en el Corán:
“Hicimos que los Hijos de Israel cruzaran el mar. Y los persiguieron el Faraón y su ejército injustamente, empujados por el odio. Y cuando [el Faraón] sintió que se ahogaba indefectiblemente dijo: Creo en una única divinidad como lo hace el pueblo de Israel, y a Él me someto. ¿Recién ahora crees, luego de haber desobedecido y haberte contado entre los corruptores? Conservaremos tu cuerpo y te convertirás en un signo para que las generaciones que te sucedan reflexionen. Por cierto que muchos de los hombres son indiferentes a Nuestros signos”. (10:90-92)   
Segundo: Comer alimentos ilícitos, beber bebidas ilícitas y vestir ropas ilícitas. Fue narrado que el profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Un hombre realiza un largo viaje, y ya desgreñado y polvoriento, extiende sus manos al cielo diciendo: ¡Oh Señor!, ¡Oh Señor! Pero su comida es haram, su bebida es haram, su ropa es haram y se alimenta del haram, ¿como habrá de serle contestado?”.[3] 
En este Hadiz el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) indicó que la comida, la bebida y la vestimenta ilícita son una causa de la no aceptación de las súplicas.  
Dijo el mensajero de Allah (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él):  
“Busca que tu comida sea del Halal, y tu Du'a será contestado”. 
Hermanos y hermanas, tomen conciencia y revisen las fuentes de vuestro sustento, para que Allah conteste sus invocaciones y súplicas.  
Tercero: Entre las razones de la no aceptación de las súplicas, se encuentra la falta de monoteísmo y sinceridad en el momento de pedir. Dijo Allah en su libro:
“Así pues invocad a Allah sinceramente, y solo a Él adorad…” (40:14). Y dijo:
“y no invoquéis a nadie junto a Allah…”  (72:18)
Aquellos que asocian en sus súplicas junto con Allah, tales como ídolos, tumbas, muertos, santos, espíritus, ángeles cayendo en la utilización de intermediarios. A estos Allah no habrá de contestarles sus súplicas, puesto que se han apartado de Allah y han roto su relación de monoteísmo con Él.
Allah nos ordenó que le roguemos solo a Él directamente sin intermediarios.  
Dijo Allah:
“y cuando mis siervos te pregunten sobre mi…estoy cerca y yo respondo al ruego del que me pide cuando ruega”. (2:186) y dijo también:
“Y vuestro señor ha dicho: Pedidme, que yo os responderé”  (40:60). 
Siempre busquen rogar a Allah con súplicas sinceras, y preferiblemente que las súplicas se encuentren registradas en el Corán o la Sunnah auténtica del Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él).
Cuarto: Existen personas que son negligentes con Allah, y solo se acuerdan de Él en tiempos difíciles, pero en sus días felices, jamás recuerdan a Allah ni lo incluyen en sus vidas. A éstos, Allah no ha de responder a sus oraciones y súplicas. 
Dijo el mensajero de Allah (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él): “Conoce a Allah en tiempos de prosperidad que Él se acordará de ti en tiempos de adversidad”. Es decir que si el musulmán: 1) es temeroso de Allah, 2) no comete aquello que está prohibido y 3) cumple con sus obligaciones en tiempos de prosperidad, habrá conseguido conocer a Allah y establecer una relación especial con su Señor, entonces Allah lo reconocerá en tiempos de adversidad y considerará su obediencia en tiempos de prosperidad ayudándolo a salir de sus dificultades. Dice Allah en un Hadiz Qudsi: “y mi siervo se acerca a mi a través de los actos voluntarios hasta que lo amo, y cuando lo amo soy el oído con el que oye, su vista con la que ve, su mano con la que toma y su pierna con la que anda. Si me pide le concedo y si me ruega protección ciertamente se la daré”.[4] 
Quien teme y obedece a Allah en tiempos de prosperidad, Allah hará desaparecer su aflicción y dolor en tiempos de calamidad. Allah dijo acerca del profeta Jonás (Yunus) cuando lo trago la ballena:
“De no haber sido porque era uno de los que glorificaban, habría permanecido en su vientre hasta el Día de la Resurrección.”  (37:143-144.) 
Eso significa que lo salvó porque había recordado a Allah en tiempos de prosperidad, porque de lo contrario habría permanecido dentro de su aflicción hasta el Día de la Resurrección. Algunos de los predecesores (salaf) dijeron: “Recuerda a Allah en tus días de prosperidad que Él te recordará en días de adversidad”.
Pero observen al caso contrario, Faraón era un tirano, alejado del recuerdo de Allah, y Allah nos narra su destino:
“Hasta que al ver que las aguas lo ahogaban, dijo: ¡creo…!” (10:90).
Quinto: Suplicar con el corazón distraído es una de las razones de la no aceptación del Du'a. Narró Abu Hurairah que el profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Supliquen a Allah estando seguros que les responderá, y sepan que Allah no acepta las súplicas de un corazón distraído, negligente”.[5]
Sexto: Abandonar la práctica de indicar el bien y prohibir el mal. Relató Hudhaifah Ibn Al-Yaman que el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Por aquel en cuyas manos se encuentra mi alma, que deben ordenar el bien y prohibir el mal o descenderá sobre ustedes un castigo de Allah, y entonces le suplicarán pero no obtendrán respuesta”.[6]
Observemos la importancia de las súplicas y el estatus grandioso que Allah le ha concedido: Narró Ali Ibn Abi Talib que el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “La súplica (ad-du’a) es el arma del creyente, el pilar de la religión y la luz de los cielos y tierra”[7] y dijo el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él): “Ciertamente la súplica tiene beneficio ya sea que sea concedida o no, por lo que, Oh siervos de Allah, hagan súplicas”.[8]
Hermanos y hermanas, teman a vuestro Señor y suplíquenle humildemente, porque Aisha relató que el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Allah ama aquellos que son perseverantes en sus súplicas”.
En resumen, la súplica (ad-du’a) es una de las más importantes formas de culto. Muestra la humildad del siervo hacia Allah, la necesidad que tenemos que Él, la bondad del corazón, la necesidad de suplicarle ante nuestras necesidades y la piedad. Por el contrario, el alejamiento de las súplicas indica la arrogancia y dureza del corazón, y es parte del camino hacia en Infierno en esta vida y en el más allá. 
Dijo Allah:
“Y vuestro señor ha dicho: Pedidme, que os responderé, por cierto que aquellos cuya soberbia les impida adorarme, entrarán en el Infierno humillados.” (40:60). Por el contrario hacer Du'a es una razón para entrar al paraíso, Allah dijo:
“Y se preguntarán unos a otros [qué les hizo merecer el Paraíso]. Dirán: Cuando estuvimos en la vida mundanal temimos [el castigo divino]. Y Allah nos agració con la fe y nos preservó del tormento del Fuego. Y Le suplicábamos, pues Él es Bondadoso, Misericordioso.” (52:25-28)
Segunda Jutbah
¡Musulmanes y musulmanas! Supliquen a Allah y aumenten sus ruegos y oraciones con devoción sincera. Sepan que la súplica es lo más importante en días de sedición y aflicciones tanto en asuntos mundanos como en asuntos espirituales. Dice Allah en su libro: 
Invoquen a su Señor con humildad y en secreto. En verdad Él no ama a los transgresores. No corrompan en la Tierra después de que se haya establecido en ella el orden, y supliquen con temor y esperanza. Por cierto que la misericordia de Allah se encuentra más cerca de los que hacen el bien.” (7:55-56)
Quiera Allah concedernos las bondades del noble Corán y beneficiarnos de su sabiduría y recuerdos sabios…   



[1] Transmitido por Abu Dawud y At-Tirmidhi quien dijo: Hadiz Hasan Sahih. 
[2] Transmitido por Muslim. 
[3] Transmitido por Muslim
[4] Transmitido por Bujari. 
[5] Transmitido en al-Mustadrak de Al-Hakim 
[6] Transmitido por Tirmidhi.
[7] Transmitido por Al-Hakim en su libro Al-Mustadrak
[8] Transmitido por Al-Hakim, y es un Hadiz Hasan.